La Vega Online - El portal de la Vega Baja

La Vega Online convega Diputación de Alicante
26 de mayo de 2017    Bienvenidos | Benvinguts |  Logotipo de Facebook Facebook | Logotipo de Twitter (se abre en una ventana nueva) Twitter

Vega Baja > Fiestas > Almoradí

Vega Baja

Fiestas

Almoradí

El visitante que se asome a Almoradí el 30 de noviembre de cualquier año, podrá ver la fiesta que dedicamos a el patrón, San Andrés Apóstol, que según cuenta la leyenda se apareció a las tropas de Jaime I la noche anterior a la conquista de Almoradí, y que goza de gran devoción en esta localidad.

Para conmemorar la imagen de San Andrés, patrono de Almoradí, se celebran actos religiosos (misa y procesión), actos culturales (concurso fotografía, teatro, actos musicales). Estas fiestas se celebran el 30 de noviembre, coincidiendo con la conmemoración del Santo y el Medio Año Festero.

Aunque no sólo el patrón goza de gran devoción en Almoradí, pues el Cristo de las Campanas es tan querido por sus habitantes como San Andrés Apóstol. De hecho tiene su fiesta y procesión que se celebra el último domingo de septiembre, todos los años.

Virgen del Perpetuo Socorro

El 27 de junio, con el inicio del verano, se celebra la fiesta de la patrona de Almoradí, la Virgen del Perpetuo Socorro. Es un antiguo icono oriental de origen desconocido. En el año 1919 los Marqueses de Rioflorido donaron a la iglesia un cuadro de la Virgen del Perpetuo Socorro. En este mismo año se fundó la Archicofradía del Perpetuo Socorro, la ilusión y la entrega con la que veneraron a la Virgen desembocó en la firma, a cargo su santidad el Papa Pío XII, del nombramiento de la Virgen del Perpetuo Socorro como patrona de Almoradí en el año 1945.

El día antes de la procesión dedicada a la Virgen del Perpetuo Socorro se realiza una ofrenda de Flores en la que son partícipes todas las asociaciones de Almoradí, los pueblos vecinos y todos los habitantes de Almoradí en General.

Los fieles acompañan a su Virgen en una procesión que culmina con la colocación en el altar del templo. Como conclusión todos los presentes cantan el himno "Salve Madre del Perpetuo Socorro".

En cuanto a fiestas, la Semana Santa reúne a todo el pueblo en torno a las procesiones de nazarenos que desfilan por todo el pueblo repartiendo caramelos a los niños todos los días, hasta llegar al Domingo de Resurrección en que se escenifica el encuentro entre la imagen de San Juan que señala a la Virgen el lugar donde se encuentra su hijo Jesús. Se produce entonces una gran suelta de palomas, momento cumbre de la semana Santa de Almoradí.

Hace unos años una de las 10 Hermandades de Semana Santa pensó en escenificar la vida de Jesús en el paseo. Desde que se hizo por primera vez, esta obra ha calado muy hondo entre los almoradidenses y se ha convertido en una joven tradición que arrastra a todo el pueblo. Pero en Almoradí, la Semana Santa no termina hasta el lunes de San Vicente, día de Pascua en el que es obligatorio entre los más jóvenes ir al campo a comerse la mona (a ser posible con huevo). Esto en realidad se hace todos los martes de Pascua, pero el lunes de San Vicente es un día especial.

San Abdón y San Senén

A San Abdón y San Senén se les han conocido siempre por "Los Santicos de la Piedra". Igual que San Andrés, hay constancia de que sus imágenes han estado presentes en las cinco iglesias de Almoradí.

Se desconoce cuándo se inició la devoción a estos mártires, que pertenecían a nobles familias persas y que fueron inmolados en Roma hacia el año 250 d. C., aunque podría tener algo que ver con una enorme epidemia que comenzó en Cataluña en 1489 y que alcanzó el reino de Valencia ocasionando más de 11.000 muertos. Orihuela sufrió terriblemente aquel azote y al quedar libre de la enfermedad el día 30 julio, Orihuela -y este núcleo que padeció la plaga-, declaró fiesta oficial a San Abdón y San Senén y se acordó celebrar todos los años una procesión.

Se les denomina "Los Santicos de la Piedra", porque es a ellos a quien desde tiempos remotos los agricultores de Almoradí se dirigían en oración, pidiendo que el granizo o la inclemencia del tiempo no destrozaran las cosechas en las que todo su empeño, esfuerzo, energía, tiempo y dinero habían empleado.

A lo largo de los siglos, se ha mantenido el fervor hacia ellos porque realmente este término municipal, cuando ha habido tormentas con pedrisco, siempre ha salido menos perjudicado que los de los alrededores. Es probable que alguna "ayuda" habrán tenido para obrar el prodigio motivado por el emplazamiento del término que está situado entre un sistema de sierras por un lado, y las lomas que delimitan el valle del Segura por otro, que podrían intervenir en la desviación de tormentas y borrascas.

Aunque el sector agrícola ya no sea tan predominante, en ningún momento ha decrecido la devoción por los "Santicos de la Piedra" a lo largo del tiempo.

Entre los actos que se celebran en esta Feria y Fiestas, cabría destacar algunos de ellos, por la relación que guardan con la tradición de Almoradí, como son:

Desfile de Moros y Cristianos Almoradí

Junto a la celebración de esta feria y fiestas populares de los copatrones de Almoradí, que se extienden durante más de una semana repleta de actos y eventos, se celebran las fiestas de Moros y Cristianos que forman la "Junta Central Festera San Andrés". Esta Junta se compone de 7 comparsas moras y 6 cristianas.

Los actos comienzan con la Retreta, que es un desfile multicolor en el que participan todas las comparsas y que sirve de preámbulo a estas fiestas.

El inicio oficial tiene lugar con la presentación de los cargos festeros y la lectura del pregón de Moros y Cristianos, tras el cual se celebra la Embajada Mora, con la Toma del Castillo por parte de las tropas moras recordando la historia de Almoradí.

Ese mismo día se abren los cuartelillos y kábilas en las que disfrutaremos de las fiestas con los comparsistas.

Y a partir de aquí tienen lugar los desfiles que centran un interés especial para todos los visitantes. El primero de ellos es la entrada mora.

Al día siguiente tiene lugar la Entrada Cristiana, que rememora la reconquista de la localidad por parte de tropas cristianas con la simbólica Toma del Castillo y con la particular Embajada del Barril en la cual ambos bandos disputan por un barril de sangría, que al final degustan todos los participantes al acto.



¡CSS Válido! ¡HTML Válido! Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI Sello Fent Empresa. Iguals en Oportunitats Sello Estrategia de EmprendimientoPacto Empresarial Valenciano

           Vigencia          Vigencia

            2016-2019        2013-2016